martes, 25 de abril de 2017

AHORA (II). MOOJI.

El texto de Mooji que viene a continuación podría perfectamente haber sido escrito por Eckhart Tolle, al igual que otra entrada que compartí de Jeff Foster, también titulada AHORA. Y es que cuando EL SILENCIO HABLA, independientemente de a través de “quién” lo haga, lo que dice tiene el mismo sabor.

Aquí tal y como estás ahora,
¿Cuál es tu experiencia?
Esta cualidad del ahora, este ahora del mismo ahora.
¡El pasado es pasado! ¡Se fue!
Solo se perpetúa debido a la memoria,
pero la realidad de lo que llamas pasado es irrepetible.
El futuro es solo una idea.
Nadie ha experimentado nunca el futuro.
Solo experimentas el ahora. Ahora mismo ¿Qué eres?
Sea lo que sea que haya pasado, que valga la pena, 
se encarna en el ahora.
Los desechos se han eliminado; tú estás Aquí, 
completo y Único.
Si no tienes contacto con el pasado ni proyectas 
ninguna idea del futuro,
tal cual eres en este momento, sin irte a la mente
y sin avivar pensamientos innecesarios, ¿quién eres?
¿Qué ha ocurrido?
¿Dónde está el problema?
¿Qué es la realidad?
Estás aquí.
Si te mueves en el Aquí como el mismo Aquí,
Incluso a medida que tus piernas se mueven, ¿puedes indicar cuando llegas "allá"?
¿Qué es exactamente "aquí" o "allá" para aquel que percibe ambos?
No hace falta la imaginación ahora.
La creatividad no es necesaria.
En tu ser sereno,
ninguna imagen es una verdad permanente.
No esperes al siguiente logro,
al siguiente paso
o a la siguiente experiencia,
pues eso también pasará.
Estás Aquí, simplemente Aquí.
Aquí está el gran silencio,
la gran quietud.
La Quietud no creada.
El Silencio impecable.
La totalidad del Ser.
La Realidad libre de conceptos.
El Ser inmaculado.
¿Cómo estás cuando no estás en estado de espera?
Ni deseando un cambio ni aferrándote a ninguna historia.
Libre de apegos a todo ideal.
¿Quién está allí para sufrir? ¿O incluso para regocijarse?
Fíjate en que todas las cosas vienen y van por ‎su cuenta.‎
Todo pasa, excepto Esto: Tu Ser.
Observa con tus verdaderos ojos internos y confirma.

Mooji. Autorrealización Ahora:


lunes, 27 de marzo de 2017

PASEOS CONSCIENTES (V). CRÓNICAS.

Paseos Conscientes es una propuesta de Ezekiel, administrador del grupo de facebook “Conectando con el Ahora. Eckhart Tolle en español”. Esta es la crónica de cinco personas del grupo de facebook “Paseos conscientes en Zaragoza, España” que han participado en varios paseos que hemos hecho últimamente:

Arboleda Macanaz
Caminar, poner un pié tras otro, y otro paso más, sin nada que hacer, y avanzando, mi mente se libera de pensamientos. A través del esfuerzo continuo y automático de mi cuerpo, mi mente recupera su disponibilidad.
Aparecen árboles de nudosas ramas; unas emulando un corazón, otras de incipientes y nuevos brotes; algunos troncos resquebrajados, otros desean besar la tierra, dejando espacio para cedernos el paso bajo sus ramas; otros, haciéndonos creer que tienen ojos, en un gesto de complicidad, a nuestro servicio. Muy cerca, florecillas de suaves pétalos blancos nos anuncian la proximidad de otra estación, junto a multitud de tréboles.
Durante el paseo, mi mente descansa; deslizo la mirada desde los patos sobre el lago hasta los setos y los árboles cercanos y lejanos, sin detenerme en ninguno; sin retener más que una forma, una expresión; mi mente manifiesta profunda armonía interior, y mis facultades colaboran juntas para dar forma libremente al espectáculo visual que ofrece la Naturaleza con diversidad de formas, sonidos, colores y olores.
La alegría al observar caballos que trotan junto a jinetes que gozan de su compañía; la risa de unos niños jugando con los patos y disfrutando de su "presencia", me produce dicha al fijar mi atención en el AHORA. Charo.
Margen dcha. del Ebro



Pisando levemente el verde bajo mis pies, en compañía de la paz y del silencio, sin albergar otra meta o propósito que establecerme en mi propia conciencia, sintiendo como cada paso me acerca más a ella...
Agradezco poder experimentar tan singulares momentos.                    Manuela 





Desembocadura del Gállego

Y qué podemos pensar sobre la vida al observar la generosidad de la naturaleza a nuestro paso. Cómo pensar que “nada" (en el sentido de aniquilación) queda, cuando dejamos los ropajes inciertos que nos envuelven. Ropajes que nos momifican, que nos aprisionan, que nos engullen, que no nos dejan Ser, como simplemente es, una hoja pendida en el tronco de un árbol caído, como Es, el sonido de una rama bajo mi endeble e incierta pisada. Si la naturaleza tiene un terrible "horror vacui" y todo lo llena de vida y esplendor, la consciencia llena de formas la existencia. Y así sé que nada vacío quedará cuando mi forma abandone este mundo. Todo mi ser nutrirá a la naturaleza, al igual que su belleza, nutre cada célula de mi cuerpo, cada hálito de mi ser.
Irene

Soto Parque del Agua

Me adentro en el soto
caminando lentamente, en silencio,
con cuidado de no hacer ruido,
procurando no perturbar
la quietud invernal de los árboles.
Y, paso a paso, su quietud
me acoge, me impregna,
me saca de mi letargo mental.
Todo es más simple, liviano,
transparente y hermoso AHORA.
José Luis
Arboleda Macanaz





La verdad es que he sentido bastante silencio interior....humm...sí, una sensación de paz bastante maja....sin pensamientos o con menos pensamientos, mejor dicho....Se da uno cuenta de la cantidad de energía que se ahorra al estar uno donde está su cuerpo. Y también se comprueba que la sensación de agradable quietud está siempre en uno....siempre. Es algo precioso entre otras cosas por su sencillez.            María Victoria.

domingo, 12 de marzo de 2017

SUBIDONES ESPIRITUALES (III). JEFF FOSTER.

Muy pronto, todas esas preciosas percepciones espirituales se olvidan. Por muy despiertos o espiritualmente evolucionados que creamos estar, por mucho que mostremos la imagen de “no tener un yo”, o de ser “nadie”, o de estar “más allá de lo personal”, nos enredamos en las olas de la vida, lo admitamos o no. Es como haber estado despiertos y haber perdido luego ese despertar. Tocamos el cielo, y luego caímos de él. De esto pueden derivarse mucho conflicto y mucho sufrimiento: una vez que has tocado el cielo, la vida puede ser un infierno. Y muchas veces ese sufrimiento es más difícil que admitir que nunca, ahora que la imagen de sí mismo que uno pasea es la de “el que ha experimentado el despertar” o, peor todavía, la de “el maestro iluminado”.
Si de verdad queremos poner fin al sufrimiento, debemos ir más allá de los estados y las experiencias pasajeros, más allá de las cimas espirituales, y descubrir algo que no sea efímero. Algo que esté siempre presente. Algo que está aquí ahora mismo, pero que al parecer siempre ignoramos, empeñados en saborear experiencias futuras y añorantes de retornar a las glorias pasadas.
La más profunda aceptación. Jeff Foster.


Jeff Foster. ¿Es la espiritualidad una manera de evitar el sufrimiento? https://www.youtube.com/watch?v=Q9sAXBJYNVo


martes, 14 de febrero de 2017

TERTULIA DESDE EL AHORA. ECKHART TOLLE.

Te propongo un “ejercicio”, “experimento”, o como lo quieras llamar. Yo lo he llevado a cabo en cinco o seis ocasiones, con personas diferentes, y el resultado ha sido siempre sorprendente. Por supuesto, hay que proponérselo a las personas adecuadas y encontrar el momento propicio para hacerlo. También es importante que quien propone el "ejercicio" se implique como los demás. Es muy sencillo. Cuando estés con tus amigos de tertulia (mejor si están en la onda de Eckhart Tolle y de la Nueva Conciencia, o practican meditación, aunque nada de esto es imprescindible), les propones algo diferente: una TERTULIA DESDE EL AHORA. Seguro que seguidamente alguna de las personas empezará a contar desde su mente una historia, un relato “sobre el ahora”.
El momento presente contiene la clave de la liberación, pero no puedes encontrar el momento presente mientras seas tu mente.
Hay que procurar hacerle notar esto a esa persona e insistir en que la tertulia es sobre lo que está sucediendo AHORA, nada más.
Comprobarás que si tus amigos aceptan la propuesta y se implican de verdad en el “ejercicio”, sucede algo muy curioso. De entrada, una vez superadas las resistencias iniciales, la mente pensante se para y se genera un silencio casi instantáneo. Al principio es algo incómodo, pero enseguida se pasa. Cuesta hablar de algo. Las conversaciones y preocupaciones habituales AHORA están fuera de lugar.
Cuando tu atención te traslada al Ahora, estás alerta. Es como si despertases de un sueño: el sueño del pensamiento, el sueño del pasado y del futuro. Hay claridad, simplicidad. No queda sitio para fabricarse problemas. Simplemente este momento es como es.
Averigua si tienes algún problema en este momento. No mañana, ni dentro de diez minutos, sino ahora. ¿Tienes un problema ahora?
Alguien puede decir “oigo los coches que pasan”, o “estoy respirando”. Pero realmente esto no es del todo cierto. Si se le pregunta a esas personas qué es más verdadero,”oigo los coches que pasan” o “hay un sonido de coches que pasan”, “estoy respirando” o “hay un respirar”, contestarán que lo segundo. Enseguida se percibe que en el AHORA no hay mente, no hay yo. Y a la pregunta ¿HAY ALGUIEN REALMENTE AHORA AQUÍ? (he compartido dos entradas en el blog con este título), la respuesta es no, no hay nadie AHORA, solo hay silencio, quietud, presencia, y sensaciones que van y vienen.
En el ahora, en la ausencia de tiempo, todos tus problemas se disuelven. El sufrimiento necesita tiempo; no puede sobrevivir en el ahora.
No puedes ser infeliz y estar plenamente presente en el ahora
Nada va a hacernos libres, porque solo el momento presente puede hacernos libres. Comprender eso es despertar.

Este "ejercicio" que propongo me ha surgido inspirado por la enseñanzas de Eckhart Tolle. Las frases en negrita son suyas.

Eckhart Tolle. La realidad del momento presente:                                       https://www.youtube.com/watch?v=1H-95ALcjg0

lunes, 16 de enero de 2017

SOBRE EL DESPERTAR (IV). TONY PARSONS. NATHAN GILL. DAVID. CARSE.

La iluminación sólo deviene disponible cuando se ha aceptado que no puede ser lograda.
Tony Parsons

Realmente, lo que nosotros somos no tiene nada que ver con mentes tranquilas, con muertes de ego, purificaciones o cualquiera de las ideas que se nos han enseñado sobre los estados en que deberíamos estar. Este tipo de enseñanzas sólo tiene que ver con las predisposiciones personales. Siempre es atractivo para la mente cuando se ofrece un método o una técnica para tranquilizarla o matar el ego. Para la mente no hay ninguna posibilidad de tranquilizar a la mente; y una vez que se reconoce que lo que tú eres, es la conciencia tranquila y silente que ve operar a la mente y sus actividades, entonces se reconoce también que no hay ninguna necesidad de tranquilizar la mente. Todo es muy simple, ciertamente. Lo que nosotros somos es sólo el trasfondo, asentado justamente ahí, esperando que nos detengamos en alguna parte y veamos el asunto. Una vez que acontece esto, entonces comenzamos a tener un sabor diferente sobre lo que somos.
Tony Parsons

Si ahora nos pusiéramos a hablar sobre lo que llaman 'el Despertar' y a decir que es algo que sucederá en un futuro, que Nathan ya lo ha conseguido (que ha 'despertado') y que no existe ya en TODOS y CADA UNO de los personajes en forma de los cuales se manifiesta la Consciencia, el Despertar se convertiría en una especie de zanahoria de oro que estaría colgando constantemente delante de nosotros y que nunca llegaríamos a alcanzar. En la película, un Despertar que se proyecta en un futuro sirve para fomentar el embelesamiento: el hecho de que se continúe inmerso en los pensamientos en forma de autoconciencia psicológica.
Nathan Gill


Si va suceder el despertar, si va a suceder la Comprensión, sucederá, pero te aseguro absolutamente que no sucederá a “resultas” de que un personaje del sueño realice alguna práctica. Puede que haya un practicar. Y puede que suceda el despertar. Pero no hay una relación causal lineal entre ambos.
David Carse

Soy Conciencia. Via directa a la esencia. Tony Parsons. Charla en SAND13:


lunes, 12 de diciembre de 2016

INVIERNO. ADYASHANTI.

El invierno es un portal sagrado, una oportunidad. Los árboles pierden sus hojas; los frutos caen al suelo; las ramas se quedan desnudas y todo regresa a su raíz natural más esencial.
La búsqueda personal es, en realidad, una especie de invierno espiritualmente inducido. Lo importante no es encontrar la respuesta adecuada, sino desvestirse y descubrir qué es lo innecesario, lo que nos sobra, descubrir qué somos sin las hojas. Cuando nos referimos a los seres humanos, no lo llamamos hojas, lo llamamos ideas, conceptos, apegos y condicionantes. Todos ellos forman tu identidad.
Cuando nos damos la oportunidad de desvestirnos, entrando realmente en el invierno, dejando que los pensamientos y las hojas salgan de la mente, regresamos (como decimos en zen) a lo que éramos antes de que nuestros padres nacieran. Volvemos a la raíz más esencial de nuestro ser.

Parque del Agua. Zaragoza.
En cuanto al invierno espiritual, creo que no hay nada en el mundo a lo que los seres humanos se resistan más. Si no resistiesen a desnudarse de sus identidades y se diesen la oportunidad de experimentar un invierno espiritual, todos nos iluminaríamos. Si los árboles fuesen como nosotros, los verías agachándose con sus ramas para colocarse las hojas, aferrándose a ellas por seguridad.
El invierno te suplica que te dejes llevar y, después, no espera que hagas nada al respecto.
El invierno a veces nos parece frío, solitario, desolador. Si partes del sol que tienes en tu interior, la calidez estará presente siempre. Te darás cuenta de queno estás viviendo esta vida; lo que está viviéndola es el corazón radiante, junto con esta mente radiantemente vacía. Cuando te rindas y dejes de ser quien creías ser para ser quien en verdad eres, este corazón radiante vivirá tu vida.
Si entras en contacto con la cualidad sagrada del invierno en tu interior, saldrás de la mente y entrarás en la apertura. Cuando no te resistas al tiempo invernal y te dejes llevar según te vayas abriendo, empezarás a experimentarlo. El invierno te puede ofrecer esta plenitud.
LA DANZA DEL VACÍO.

Renate McNay entrevista a Adyashanti. Despertar:

lunes, 21 de noviembre de 2016

EN UN BANCO DEL PARQUE. ECKHART TOLLE.


La foto es de un banco del Parque Grande de Zaragoza, en el Jardín Botánico. Es uno de  mis preferidos para, después de dar un paseo consciente, descansar un rato y contemplar la naturaleza que me rodea. Está ubicado en un lugar tranquilo, algo retirado de las zonas más transitadas. Si visitas este Parque puede que me encuentres aquí sentado. Sentado en este banco me surgió algo parecido a un haiku, que dice así:





A la sombra
del viejo tilo descanso
en el ahora.







Sólo mediante la quietud interior tienes acceso al reino de quietud en el que habitan las rocas, las plantas y los animales. Sólo cuando tu mente ruidosa se queda en silencio puedes conectar profundamente con la naturaleza y sanar la separación creada por el exceso de pensamiento.

Mira un árbol, una flor, una planta. Deja que tu conciencia descanse en ellos. ¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser! Permite que la naturaleza te enseñe la quietud.
Eckhart Tolle


En  este vídeo  Eckhart habla  de sus  vivencias  de los  dos años posteriores a su despertar, en los que frecuentaba los Parques de Londres y “pasaba las horas y los días” sentado en un banco.



Aquí sentado, ¿puedes ver simplemente lo que hay alrededor sin añadir ninguna interpretación? Estar presente en lo que ocurre, así verás lo que es estar en un banco del Parque sin que haga falta añadir nada a este momento. (texto extraído del vídeo).
Seguramente fue “En un banco del Parque” de Londres, el preferido de Eckhart Tolle, donde escribió la mayor parte de sus libros.