lunes, 14 de mayo de 2018

IDENTIDAD (II). ADYASHANTI.

Toda sensación de identidad va asociada a un guión. Todos tenemos un papel determinado y nos contamos historias en relación a ese papel. Pero no somos ni nuestros papeles ni nuestras historias.
La belleza del satsang reside en que te da la oportunidad de despertar de tu historia. Descubres que tú eres la Verdad, sin historia ni guión, en este preciso instante.
El despertar es un cambio radical de identidad. El momento del despertar es éste. No mañana. Ahora.
Al satsang venimos a darnos la oportunidad de experimentar cómo nos sentimos en este preciso momento sin ninguna estrategia, ni siquiera la de librarnos de cualquier estrategia.
Aquí podemos hacernos la pregunta “¿Qué soy yo y quién soy yo ahora, sin mi historia, sin mi deseo actual, sin mi guión?” Si la mente pudiese decir algo, contestaría “no lo sé”.
Si miras de verdad, descubrirás que ahí no hay ningún actor, no hay nadie.
Lo que tú eres es previo a la idea que tienes sobre ti.
¿Ahora qué eres?
Sólo están despiertos aquellos que no saben quiénes son. El resto del mundo sabe quién es. Son su guión. Despertar es no tener ningún guión, es saber que un guión no es más que un guión, a fin de cuentas, y que una historia no es más que una historia.
La iluminación es la realización que tiene lugar cuando la mente dice: “Me rindo. No tengo ni idea de quién soy”.
LA DANZA DEL VACÍO         

Adyashanti. Qué es lo que verdaderamente quieres:

lunes, 30 de abril de 2018

MEDITACIÓN (V). JON KABAT-ZINN.

El día 19 de junio de 2018, previo al 5º Congreso Internacional de Mindfulness que va a celebrarse en Zaragoza del 20 al 23, tendrá lugar un retiro dirigido por Jon Kabat-Zinn. Las plazas son limitadas, 250 personas, su precio es de 200 € y para inscribirse es necesario estar inscrito en el Congreso. El retiro es de 9 de la mañana a 6 de la tarde, con un descanso de una hora para comer (la comida hay que llevársela de casa).
250 personas x 200 € = 50.000 € en 8 horas. No está nada mal.

Seguramente el retiro consistirá en unas cuantas meditaciones guiadas por Jon Kabat-Zinn, como la del audio que comparto a continuación y como otras dos que compartí anteriormente en el blog en la entrada titulada MEDITACIÓN (IV). JON KABAT-ZINN.

Lo único que, de hecho, debo hacer para oír de verdad es desaparecer. Mi “yo” está de más porque, para escuchar, no es necesario “yo” alguno que busque o escuche los sonidos.
¿Puedo quitarme de en medio y escuchar simplemente, dejando que los sonidos lleguen a mi oído y permanezcan en él, suspendidos en el aire, en el instante, sin realizar esfuerzo alguno y sin adorno de ningún tipo?
Más allá de los pensamientos que la ocultan, yace la experiencia del sonido puro “anterior al pensamiento”, la experiencia de simplemente escuchar, sin separación alguna entre quien escucha y lo que se escucha. Ahí sólo hay escucha, escucha, escucha…
No hay nadie escuchando, ni sonido alguno “fuera de aquí”. No hay pájaros, camiones, aviones ni sirenas; lo único que hay son sonidos y el silencio que los separa.
Esta conciencia se asemeja a un espejo sonoro que reflejase todos los sonidos que aparecen ante él, sin opinión ni prejuicio alguno, una conciencia abierta y vacía.
Jon Kabat-Zinn



Jon Kabat-Zinn. Audio en español. Atención Plena en sonidos y pensamientos:





lunes, 16 de abril de 2018

LEONARD COHEN (IV). YENDO A CASA. WAINE LIQUORMAN.


En 1997, un hombre comenzó a asistir a las charlas que impartía en mi casa sobre Advaita (no dualismo). Primero guardó silencio, pero después de algunas visitas comenzó a hacer preguntas. Se destacó porque tenía la costumbre de dejar billetes de  100 $ en la canasta de donaciones y porque estaba completamente triste. De hecho, le comenté a mi esposa: "¡Creo que ese tipo es la persona más triste que he conocido!".
Finalmente, alguien me dijo que era un músico llamado Leonard Cohen y que acababa de vivir en un Monasterio Zen en las montañas. Recordé que él había tenido una canción exitosa, Suzanne, unos 20 años antes, aunque en mi ignorancia musical no sabía que había hecho algo notable desde entonces.
Vino algo regularmente durante aproximadamente un año, tiempo durante el cual hablamos de su incapacidad para reconciliar todo el dolor y la fealdad que veía en el mundo (y obviamente lo sentía tan profundamente) con el principio de que todo era "la voluntad de Dios" y formaba parte de una complejidad infinita. Luchó con la sensación de que las cosas no deberían ser como eran... que el Universo estaba fuera de lugar de alguna manera. 

En 1998, me preguntó si podía viajar conmigo a la India durante mi visita anual para estar con mi gurú, Ramesh Balsekar. Me demoré pero dije que lo encontraría allí. Llegó a Mumbai un día antes que yo y cuando le pregunté cómo le estaba yendo como visitante por primera vez a un lugar que puede ser abrumador, dijo: "¡Me encanta este lugar, amigo! ¡Me recuerda mi mente!" Cuando volví a preguntarle unos días después si todavía le gustaba la India, dijo: "Sí, este lugar es genial, amigo, pero es la gente, el hombre, es la gente... les das un poco de dinero y ellos TE AMO, hombre, ¡te amo! 
Waine Liquorman

Leonard formó una relación profunda y resonante con Ramesh y su Enseñanza de Advaita y en los años siguientes regresó a menudo y su comprensión se hizo más profunda. Se volvió más ligero. Aunque todavía era profundamente sensible al dolor de la vida, su sufrimiento (lo que él llamó “mi dolor”) se redujo. Sus demonios no desaparecieron, pero pareció llegar a la paz con ellos. Su música y letra cambiaron a medida que su sufrimiento personal disminuía. 

En 2012 escribió una canción, Going Home, que captura bellamente la esencia de su profundo reconocimiento de sí mismo en relación con "Dios" y su propio lugar en la vida. Para mí, es un himno para la enseñanza viviente de Advaita. 
No tomo el más mínimo crédito por las ideas de Leonard (o cualquier otra cosa para el caso). Yo fui uno de los muchos escalones en su viaje. Tuve la bendición de haber podido caminar con él un tiempo, de haberlo conocido y haberlo observado mientras crecía y florecía. 
Era un hombre generoso y amable. Un verdadero hombre amable. Él y su extraordinario talento son profundamente extrañados. Sin embargo, su espíritu perdura en los recuerdos de aquellos que lo conocieron y en los corazones de todos nosotros que seguimos leyendo sus palabras y escuchando su música. 
Waine Liquorman

Wayne Liquorman reading Leonard Cohen:

Going Home - Leonard Cohen (subtítulos en español):

Así dice el estribillo de  GOING HOME,  de Leonard Cohen, de la que habla Waine Liquorman, sin lugar a dudas una de sus mejores canciones:

Yendo a casa sin mi tristeza.
Yendo a casa algún momento mañana.
Yendo a casa donde se está mejor que antes.
Yendo a casa sin mi angustia.
Yendo a casa detrás de bastidores.
Yendo a casa sin el disfraz que usaba.




lunes, 2 de abril de 2018

ECKHART TOLLE Y EL DINERO.

Hace años le hicieron a Eckhart Tolle una entrevista titulada “La simple verdad”. Estaba en youtube pero, de un tiempo a esta parte, por derechos de autor se han retirado casi todos sus vídeos. Sobre este tema me surge una pregunta: Cuando “El silencio habla” (título de uno de los libros de Eckhart Tolle), ¿a quién pertenecen los derechos de autor? Yo creo que la respuesta es evidente: al silencio. Con la fina ironía espiritual que caracteriza a Eckhart Tolle, no me extrañaría que a él también le resultara esto bastante gracioso. Lo que ya no sé si obraría en consecuencia.

En un determinado momento de la entrevista la entrevistadora le pregunta: Usted ha vendido millones de copias por todo el mundo, se ha vuelto famoso y millonario. ¿Cómo maneja usted todo esto?

Eckhart Tolle: No soy muy bueno manejando las cosas externas como el dinero. Básicamente diría que ello no ha producido mucha diferencia en mi vida y yo realmente no le he puesto mucha atención. Mucha de mi atención está absorbida por enseñar, contestar preguntas, etc. Vivo en unos ambientes más espaciosos ahora que antes. Eso es quizá todo. En verdad, eso no ha causado mucha diferencia. Estoy poco consciente de ello. Durante la mayor parte de mi vida, viví con muy poco dinero, hasta el punto de que la gente diría que viví por debajo de la línea de la pobreza. Aún así, nunca me sentí pobre. Siempre sentí que tenía lo suficiente y ahora no me siento más lleno de riqueza de lo que me sentía antes. Es exactamente el mismo sentimiento. Es una cosa muy abstracta. Hay mayor riqueza en mi vida en la dimensión exterior. Eso es muy abstracto. Me gusta salir, visitar tiendas y mirar cosas pero rara vez siento el impulso de querer adquirir un objeto hermoso y continúo mi camino. No sabía qué comprar con él. Existe la posibilidad de que pudiera colaborar para que un centro espiritual tomara forma. Si eso se llega a suceder, algo del dinero del libro será destinado a eso. 

Eckhart Tolle ha creado una Fundación que lleva su nombre, cuyo propósito es llevar sus enseñanzas a comunidades y segmentos de población que hasta ahora tenían poco o ningún acceso a ellas, como la población carcelaria, educadores y estudiantes, centros para personas mayores y hospitales. En su web se piden donaciones con este fin.

La frase “No soy muy bueno manejando las cosas externas como el dinero” la repite dos veces en la entrevista. Y lo que se puede deducir de ella es que Eckhart Tolle ha delegado en un representante todos los asuntos que tienen que ver con, lo que él llama,  las cosas externas, es decir: los derechos de autor de sus libros y vídeos, su página web, su TV, la programación de sus charlas, etc. Esto explicaría muchas cosas, aunque no todas. En cualquier caso, a mí me atrae especialmente el Eckhart Tolle de los viejos tiempos, en los que escribió sus libros, de los que habla en la entrevista: No tenía casa propia. Me dejé llevar de aquí para allá. Me pasaba el día sentado. Cuando hacía un día cálido, en los bancos de los parques y deambulaba por Londres. Estaba tan inmerso en la paz, en el arrobamiento de experimentar sencillamente el ser, el sencillo sentimiento de la bondad de la vida a cada momento, que perdí completamente cualquier interés en el futuro. No tenía ninguna ambición.

Eckhart Tolle. Entrevista. La simple verdad:






                                                                                                            

jueves, 8 de marzo de 2018

EMILY DICKINSON. POETISA.

Compartí uno de sus poemas, el más famoso, en una entrada del blog titulada ¿HAY ALGUIEN AHORA AQUÍ?
  
Emily Dickinson en 1847, con 16 años.
La flor del trascendentalismo americano. 
Considerada la mejor poetisa de EEUU.
Nace en Amherst. Massachusetts, en 1830.
Vivió una vida muy retirada, buscando compañía en la naturaleza y recreo en solitarios paseos por el campo.
Se recluye a partir de los 31 años entrte las paredes y el jardín de la casa patriarcal, rehuyendo el trato social al tiempo que se dedica a la lectura, a la relación epistolar y a la producción de delicadas poesías.
Hacia el fin de su vida  Emily se había convertido por sus rarezas en una especie de personaje pintoresco del lugar. Se le llamó la blanca monja de Amherst.
En 1884 sufre un gran decaimiento nervioso.
El 15 de mayo de 1886 fallece aquejada de nefritis.
Fue una adelantada a su tiempo. Sus poemas son meditaciones sobre la naturaleza de las cosas, expuestas en versos desnudos y fragmentarios, son apuntes aforísticos sobre la eternidad, el tiempo, la vida y la muerte, la naturaleza, el amor, Dios. El poema es el presente eternizado. Escribió 1775 poemas y en vida sólo publicó 8.

   
Existe otro firmamento
Siempre sereno y bello
Y hay otra luz del sol
Aunque esté oscuro allí.      
  
No te importen los bosques marchitos, Austin,   
No te importen los callados campos.  
  
Aquí hay un bosquecillo
Cuya hoja siempre es verde;
Aquí hay un jardín más brillante,
Que helada no conoce;
En sus flores inmarcesibles
Oigo la abeja zumbar.
  
Os lo ruego hermanito,
En mi jardín entrad! (escrito a los 20 años)



El agua se aprende de la sed.
La tierra, por los océanos navegados.
El arrebato, mediante la angustia.
La paz, por las batallas contadas.
El amor, en el moho rememorativo.
Por la nieve, los pájaros.



Quitadme todo, pero dejadme el Éxtasis,
Y más rica seré que todos mis Paisanos-
Me pone enferma vivir en la abundancia
Cuando a mi misma puerta están aquellos que poseen aún más,
En abyecta pobreza-



Último retrato de Emily, ya vestida de blanco.
Sé fiel, joven de Atenas,
A ti mismo
Y al Misterio-
Lo demás es Perjurio-



Había progresado nuestro viaje-
Habían casi llegado nuestros pies
A esa extraña bifurcación en la senda del Ser-
Eternidad –de Nombre-
  
Nuestro paso de pronto de espanto se llenó-
Nuestros pies –avanzaron- con recelo-
Enfrente –las Ciudades- pero en Medio-
El Bosque de los Muertos-
  
De Retirada –no había la mínima Esperanza-
Detrás –un Camino Sellado-
La Blanca Enseña de la Eternidad –Delante-
Y Dios –a cada Puerta-



El hablar es un síntoma de Afecto
Y otro el Silencio-
La más perfecta comunicación-
Nadie la oye-







HISTORIA DE UNA PASIÓN. Película basada en la vida de Emily Dickinson. Comento esta preciosa película en una entrada del blog titulada ENEAGRAMA Y CINE.
Trailer en español:                       https://www.youtube.com/watch?v=9a17Px4URbk

lunes, 26 de febrero de 2018

SATSANG CON MOOJI (V). BARCELONA 2012

Aquí van unas cuantas frases de este Satsang con Mooji, al que fui afortunado de poder asistir, que me llegaron especialmente:

No estamos viviendo en la verdad de quienes somos, estamos viviendo en la idea de quienes creemos ser.

No des ninguna imagen a lo que es, siente tu propio ser, este sentido de presencia.

Es la mente la que experimenta separación y unión, por tanto mantente como el puro ser.

La identidad es como un autorretrato que no deja de cambiar.

Este fuego lo único que quemará es lo que no eres tú.

Lo que es no está sujeto al cambio.

Lo he perdido es un pensamiento. Lo he encontrado también. Tú eres ello jugando al juego del escondite.

Esta idea de lo he perdido, ¡pierde esta idea!

En lugar de intentar arreglar un problema, ¡arréglalos todos!

La conciencia no está en el otro lado de ningún proceso, está aquí siempre.

Todo esto todavía es el jardín del Edén, pero no le vemos. Cuando miramos con los ojos del ser todo se vuelve divino.

Si quieres salir de la pesadilla encuentra cosas por las que decir gracias. Incluso ahora podrías estar lleno de gratitud.

Lo que es difícil es ser lo que no eres. Para esto se necesita práctica. No hace falta práctica para ser lo que somos.

Si eso está ahora, para qué esperar a después.

Nuestra mitología personal puede nublar el ver.

La mente parece crear un olvido de tu verdadero ser.

Vas de compras con la mente otra vez.
La persona sólo es un traje puesto sobre la conciencia.

¿Hay algo de lo que estés seguro?

Qué lealtad tenemos a las proyecciones de nosotros mismos.

La mente es tan fuerte como la atención que le das.

La verdad es simple, pero el que busca la verdad es complejo y se interpone en su camino.

MOOJI en Barcelona 18 10 2012 (1) Let Go, Let Be Be

MOOJI en Barcelona 18 10 2012 (2) Let Go, Let Be Be

MOOJI en Barcelona 19 10 2012 (1) Advaita The Quickest Way

MOOJI en Barcelona 19 10 2012 (2) Make Yourself An Offering to Life

MOOJI en Barcelona 20 10 2012 (1) May This Be Known Deep Inside Your Being

MOOJI en Barcelona 20 10 2012 (2) Primal Recognition

MOOJI en Barcelona 21 10 2012 (1) Apple Juice from the Garden of Eden

MOOJI en Barcelona 21 10 2012 (2) Let Your Name Be 'Yes' Inside Your Heart

MOOJI en Barcelona 22 10 2012 The Child of the Absolute





lunes, 12 de febrero de 2018

EL SILENCIO EN LA ERA DEL RUIDO. ERLING KAGGE. EXPLORADOR.

Me atrae que alguien haya descubierto el Silencio en la Antártida, en una inmensidad de nieve y hielo a 50º bajo cero. Que hable de ese Silencio como algo natural, sin añadir ninguna connotación religiosa ni utilizar el vocabulario espiritual al huso. Y que haya encontrado después ese mismo Silencio en su vida cotidiana. Por todo esto me ha resultado muy interesante su libro "El silencio en la era del ruido". Menos mal que no es indispensable llevar a cabo aventuras tan extremas para descubrir lo mismo que Erling Kagge. 

Kagge es uno de los exploradores polares noruegos con mayor fama. Es la primera persona en completar el "desafío de los tres polos" al llegar al polo Norte, al polo Sur y a la cima del Monte Everest. Además Kagge fue la primera persona en caminar solo hasta el polo Sur. También se embarcó en un velero en una travesía de diez meses.
En 1990, Erling Kagge y Børge Ousland fueron los primeros hombres en llegar hasta el polo norte sin apoyo exterior. La expedición alcanzó el polo norte al cabo de 58 días. Viajaron aproximadamente unos 800 km en esquíes arrastrando sus vituallas en un trineo.
En 1992–93, Kagge completó la primera expedición sin apoyo al polo Sur, recorriendo 1310 km en 52 días. ​
En 1994, Kagge hizo cumbre en el Monte Everest, convirtiéndose en la primera persona en completar el "Desafío de los tres polos".
Luego de su récord en alcanzar los tres polos, Kagge concurrió a la Universidad de Cambridge para cursar estudios de filosofía. En 1996, fundó en Oslo la casa editorial, Kagge Forlag, la cual rápidamente creció hasta convertirse en una de las compañías editoras más exitosas de Noruega. 


De todos los lugares en los que he estado, la Antártida es el más silencioso. Fui en solitario al Polo Sur, y en la monotonía de aquel paisaje inmenso no había ningún sonido humano aparte de los que yo mismo producía. En medio del hielo, en lo más remoto de aquella nada ingente y blanca, lo único que podía oír y sentir era aquel silencio.
A lo largo de cincuenta días con sus noches no tuve contacto ni por radio ni por internet, ni vi a ningún ser vivo. Me limitaba a caminar hacia el sur día tras día.
Cada vez que tomaba un descanso y no soplaba el viento, sentía un silencio ensordecedor. Cuando se ha calmado el viento, incluso la nieve guarda silencio. El futuro carecía ya de importancia, el pasado no me preocupaba; de pronto, estaba presente en mi propia vida.
Me sentía como una prolongación de mi entorno.
El silencio se me metió dentro. La Antártida es el desierto más grande del mundo, compuesto de agua. No hay ningún lugar donde esconderse. Las pequeñas mentiras cotidianas y las medias verdades que contamos en la civilización resultan totalmente absurdas en la distancia.
Podría pensarse que me estuve dedicando a la meditación: no fue así. En ocasiones el frío (50º bajo cero) y el viento se apoderaban de mí agarrándome como unos alicates helados. Lloraba de frío.

Erling Kagge.